sábado, 21 de agosto de 2010

Correo de personajes: Te escribo porque tengo mal aliento

      "Sant Se Acabó", ésas fueron las palabras de mi psicóloga luego de unos cuántos añitos de terapia hace poco más de dos. [Sí, Sant es mi apellido, Ana mi nombre, se cortar tomates en el aire, no desafino - mucho- cuando canto, me hago amar por gente que no me entiende y piensa que digo lo que quiere oír, y odiar por gente que tampoco me entiende pero piensa que digo lo que no quiere oír.... ahh y, sobre todo, no me gusta la gente que se la da de "incomprendida"]. Como iba diciendo, mi psicóloga me dijo... ¿o era yo la que le había dicho a ella?... bue, no sé, supongamos que ella me dijo que era hora de terminar con el análisis. Era hora de salir al sol, echarse sobre el césped y escupir las semillas de mandarinas para el sitio de al lado. Intenté seguirle el consejo y salieron varios mandarinos en el baldío.. bue.., ni tanto. Life is alive, menina. Vivir para vivir, no para contar. Contar, escribir, hablar luego de vivir. Escribir sin haber vivido  - y sin haber leído- genera monstruosidades al estilo de ese autor brasilero que tiene apellido de Oryctolagus cuniculus. Vivir para vivir y no para hablar o pensar. No vivir a través de mis personajes ni, mucho menos, sólo para hacerlos hablar entre sí.
      Intenté durante un tiempo considerable dejar mi habitual "vivir para otra cosa" y asistir pusilánime al  fenecimeinto paulatino de mis personajes. No pude lograrlo. Regresé al ruedo y los  salvé a todos de la radiación, las enfermedades terminales, los suicidios, los accidentes, la masacre, la cárcel, y la achicoria cortada ancha. En estos últimos tiempos, al darme cuenta de que mi vida se iba por la borda una vez más, decidí acabar con todos de una vez y para siempre, de cabo a rabo. Sin embargo, acabo de recibir un mail de uno de ellos y lo quería compartir con ustedes. Para preservar la identidad de su autor (no quiere que lo reconozcan luego en la calle y le griten atrocidades), le asignaré un nombre artístico: Robert. En ese correo, mi queridísimo Robert me contaba lo que sigue, así, como sigue:
     Estimada Ana Cucú Kitsch & Sant:  sorry que te moleste, sé que soy 1/2 pesado y qu esto es un bajón, pero necesito que tus lectores (si es que aún tenés alguno) me digan qué piensan sobre mi situación e intenten ayudarme. Escribo porque tengo mal aliento. Estoy siguiendo un tratamiento médico(de esos que a vos te fascinan q yo siga) q me produce ese efecto de espanto. Dejo a todos los seres vivos q me rodean en estado de catalepsia, hasta mis mascotas miran para otro lado cuando les hablo. He intentado chupar pastillitas mentoladas pero fue todavía peor...me provocan una acidez terrible. Me lavo los dientes cada vez que voy al baño. Y no hay caso, no se va. No puedo hablar, estoy condenado al silencio. La escritura se ha convertido en mi mojón de salvación. Y me volví adicto a ella. No puedo dirigirme a otro exterior a mí, real, a no ser por ella. Pero, tengo miedo de q eso no sea la realidad...Pues, escribo cualquier cosa y en cualquier parte, sobre el diario, en cajas de remedios, en redes sociales, en hojas sueltas, en la guía del tel, en el aire, en las paredes... y no aguanto más, necesito dirigirme a alguien real. Sobre todo a un alguien en particular. Y ahí está el quid de la cuestión, ¿cómo acercarme al alguien  que me interesa de sobremanera y decirle eso, que me interesa de sobremanaera, si mato con mi aliento?. Se hace imprescindible buscar el contacto pero, con un golpe maestro, evitar que la cercanía sea muy cercana para que del otro wing no eleven sus plegarias a Santa Dolores para que extermine al q porta los rancios hedores. Me han dicho: 'era cyber, fierita!, escribile' pero lo q quiero decirle debe de ser dicho en persona, 'face to face', 'tête à tête'...¿cómo decirle que moriría por ser el objeto de su más ardiente deseo [no pensés por favor, srita. Sant, dueña de mi vida y de mi muerte, en gente con problemas de piromanía... plissss] si ya sé que debe tener miedo a quedar en estado vegetativo por mi causa?? I need your help!!! Salvame de esto!! ¿acaso no podés acabar con el bendito tratamiento??.. ¿acaso no me escuchás?????? ESTÁS AHÍ??.... HELLO?????

Por favor, lectores  caritativos de esta dama tan apática y cruel, ¿podrían convencerla de que me evite semejante vejación??, ¿podrían pedirle que como por arte de magia y de golpe y un plumazo me permita hacerle "recordar de qué color son los cerezos" a esa persona que me quita el sueño? Muchas Gracias, tal vez alguna de vuestras mercedes me pueda colaborá!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

no podes pretender cortejar a la persona de tus sueños si estàs siendo soñado por otro, es muy borgiano eso, y ya sabemos como termina ('las ruinas circulares' dixit!)
aparte, todos sabemos, Robert, que no se puede confiar en las personas de mal aliento, por màs tratamiento que hagan...
estàs condenado a morir en la eterna soledad de tu hedor bucal que refleja lo que hay en tu interior, si acaso eso existiera...

saludos,

YO.

Cucú Kitsch and Sant dijo...

Anónimo veneciano: Ud. pretende demasiado de Robert, qué borgiano ni qué ocho cuartos!! mire solamente el pequeño detalle: Robert no sabe diferenciar entre un correo electrónico y una conversación, ¿no se dio cuenta de que pretendía que le responda el correo antes de que me lo mande??, con personajes como éste nadie es Borges!!

Cucú Kitsch and Sant dijo...

Anónimo: ¿podría identificarse? no me diga "YO", yo soy yo, es ud., es la gorda del frente (le aseguro que no le gustará ser la gorda del frente...), son mis mascotas (sí, ellas tienen autorreferencia), son mis personajes... ellos SON, EXISTEN!! ROBERT: APARECÉ Y DECILE A LA GENTE QUE SOS DE VERDATTT!!

y claro que se puede confiar en las personas de mal aliento, de hecho, yo a veces lo tengo y ud. dice que es "YO" entonces, en qué quedamos??? no puedo confiar en ud., sea quién sea?

despreocúpese, sé quién es el "ojeto del afeto" de Robert, y algo me dice que no es Ud., ud. parece estudiante de filosofía y letras y no es el caso!